Contemplación

  • Algunos de los poemas incluidos en el libro “Contemplación” publicado el año 2001 por libros de la elipse.




  • Ver más en: http://es.scribd.com/doc/73106530/contemplacion

  • Quién sabe lo qué es y a quién le gusta la poesía -llamémosla- concreta o visual?

    Ignacio Valente vio una vez dos íes de más en un poema de Oscar Hahn y lo llamó una ‘pirueta’. Ignorancia o ceguera que se abre hasta volver su espalda. ¿El libro de Gregorio Efe no se comprende? Claro que sí: ¡No!

    Me dijeron que lo pasarían (el programa) round midnight -como Thelonius Monk- (mientras Gregorio Efe y su amiga de ojos claros estaban conmigo y la Ese F). Esto debe saberse porque no se parece (o sí) a su instinto atonal inicial. Esto es importante: ¿de dónde salió ese instinto reconocido después en un libro de Aaron Copland -regalado por su padre- y en la pelada sudorosa de Arnold Schoenberg fotografiado por Man Ray?

    Nos dice Gregorio en la introducción a su ensayo “Enfoque a lo Intraducible”: “…y al compositor John Cage, quien llevará la apreciación del caos en su totalidad y quien gozará con el fenómeno del mundo sin trastocar nada, sin la manifestación del sujeto… Esto es por supuesto imposible. O casi. ¿Cómo sacar del cuerpo al sujeto? ¿Y hasta qué punto? Cage llegó hasta un bien lejano punto: Notas que son las manchitas e imperfecciones del papel en que compone, I-Ching, conciertos a piano cerrado, música de la era del swing, clases de alemán, emisoras radiales, tos y voces o encontrones en el pasillo. Ahora Gregorio Efe toma el dinosaurio a cuerda de su hermano chico y lo hace cantar como un pajarito de lata durante horas. (Aunque aquí se manifiesta el sujeto: Sacando el dinosaurio descompuesto de la tina de baño y sometiendo su rebuzno a la electricidad de las frecuencias).

    Que nada sea el símbolo de nada. Que nada nos conduzca a nada. Que nada esté en vez de nada. Que nada remplace a nada.

    Dejar atrás, es lo ideal, una estela de incomprensión.

    ¡Todo es estupor!

    Una cita favorita -de la Introducción del Ensayo de Gregorio-: “¿Podrá haber un enfoque al mundo que no pierda de vista su complejidad abismal y que permanezca asombrado de su grandeza, sin caer en clasificaciones, que más que acercarse al mundo lo encierran dentro de los propios parámetros del sujeto?”

    A estas alturas del partido hay montones de ‘poesía concreta’, pero todas coinciden en su preocupación por la materialidad física del poema.

    Ian Hamilton Finlay, un absoluto escocés de la poesía concreta universal, dice que a él le gusta esa poesía porque es beatiful. También dice que su adjetivo es inadecuado teóricamente y que “un poema visual debe verse como una pintura” (aunque esto lo dice, creo, no sé si jonathan Williams o la Mary Ellen Solt). Lo que sí estoy seguro que dijo J. Williams es q e la poesía concreta es The poem manufactures as an object of contemplation (el poema como objeto de contemplación).

    Una letra estalla en puntitos mallas vientres vibraciones muslos remolinos enjambres dunas brisas curvas y tembladas en la pantalla del dubi dubi internet?

    Grichka Bogdanov: “Si planteamos que en el seno del vacío existe una energía residual, ésta puede perfectamente convertirse en materia durante el curso de sus ‘fluctuaciones de estado’: nuevas partículas surgir entonces de la nada”. ¿Poemas entre otros -de Gregorio Efe? Poemas que también son (¡quizá!) “… una red infinita de interconexiones, una reserva ilimitada de planos y modelos posibles que se cruzan y combinan” (Bogdanov).

    Soledad Fariña le mostró a Juan Luis Martínez, al grupo Noigandres, a Guillermo Deisler y su Poesía Visiva en el Mundo (Gregorio Berchenko, Clemente Padin, Sarenco, Karel Admus…); pero no le mostró a Eugen Gomringer, Pedro Xisto, Claus Bremer, Max Bense, Erns Jandl, Diter Rot, Jirí Kolár, Öyvind Fahlström, Henri Chopin, Paul de Vree, Carlo Belloli, Fernando Millán, ni al sobre todo extraordinario Ian Hamilton Finlay. ¿De dónde salió entonces su poesía? la de Gregorio Efe-.

    La Soledad también grabó una conversación entre nosotros, pero cuando escuché la cinta en Con Con, estaba vacía, así es que se la dedicamos a John Cage y sobre todo a Buda.

    Gregorio pasó de la música vía Internet- a las palabras y ahora último incluso a las letras y de vuelta a las palabras en textos más convencionales y buenos hasta el punto de la envidia personal e intransferible.

    ¿Qué más puedo hacer? ¿Ni soy capaz de hacer?
    Mirar su poesía.

    Si supieran todo el frío (parte ruido, parte frío)

    No hagamos un prólogo, hagamos un ruido.

    ‘¿Es tu primer libro?’.

    Claudio Bertoni, septiembre 2001

Los comentarios cerraron.